TRANSPARENTE Y EFICAZ H. AYUNTAMIENTO DE TECOLUTLA 2018 - 2021
REDES SOCIALES
CORREO INSTITUCIONAL
“Me siento muy bien de cuidar algo tan característico de mi comunidad como el cangrejo azul”: Brigadista Cada noche junto con sus compañeros, sale a las carreteras de la costa para ayudar al cangrejo azul a llegar al otro lado a salvo. Tecolutla, Ver., 13 de septiembre de 2019.- Desde hace casi un mes, voluntarios de las comunidades de Tecolutla conformaron una brigada de protección al cangrejo azul, esto ante la inminente llegada de la temporada de desove de esta especie en peligro de extinción que para lograr llegar a la playa, se enfrentan el gran peligro de atravesar la carretera. Martin Adrián Gálvez Vázquez, integrante de la brigada de protección al cangrejo azul conformada por el ayuntamiento de Tecolutla, recuerda los días en que estos animales invadían incluso las casas en su camino hacia la playa “estaban por todos lados, en las paredes, en los techos, todos conocíamos a esta especie”. Sin embargo, con los años, su presencia se vio cada vez más disminuida ante el paso de más autos por la carretera costera por la que forzosamente deben pasar para llegar a la playa donde finalizan su ciclo reproductivo, además de la aparición de cazadores que los capturaron al por mayor para venderlos como platillo para los turistas. “Mi abuelo llegó hace 60 años a nuestra comunidad, él nos cuenta que antes había muchísimos y la gente no les hacía nada, pero alguien descubrió que se podían comer y ahí es cuando empezaron a capturarlo”, relata el voluntario oriundo de la comunidad de Riachuelos. El Cangrejo Azul es ahora sujeto de una veda, pero desde siempre, los lugareños lo han cuidado porque son característicos de su comunidad, este año, Martín decidió integrarse al Programa de Protección al Cardisoma Guanhumi (Cangrejo azul) de la temporada junio-octubre 2019 implementada por el Ayuntamiento. “Salimos desde la tarde para cuidar a este espécimen y tratar de protegerlo ya que se exponen al tratar de cruzar la carretera o algunas personas se los quieren llevar, los cuidamos para que sigan su ciclo reproductivo, les ayudamos a llegar a la orilla de la playa para que dejen su hueva en las olas del mar y así puedan seguir existiendo”, explica.